viernes, 22 de febrero de 2013

Herramientas para Cmuunity Management: búsqueda exprés

Las entrevistas de trabajo pueden ser muy traicioneras. Uno va tan tranquilo, pensando que no le van a coger, o que como nucho le van a contratar para poner los cafés, y de pronto se encuentra con tres cuentas institucionales de Twitter que administrar y un "Empiezas ahora mismo. Ah, y no tuitees cosas sobre tu gato."

Y allí estaba yo por la noche, con el sudor frío aún recorriendo mi espalda y el portátil echando humo, buscando desesperadamente herramientas que me sirvieran para administrar a la vez las tres nuevas cuentas y las mías, al menos mientras llega el fin de semana y puedo organizarme un poco mejor.

Mi primera elección fue Social Bro. Se lo he visto a algunos amigos y me encanta no solo la utilidad de sus herramientas de análisis sino lo intuitivo y cómodo de la interfaz. Permite analizar la comunidad Twitter de la cuenta y programar las publicaciones. En realidad, yo estaba esperando alguna excusa para hacerme una cuenta. Problema: ya no hay versión gratuíta, y tanto las versiones Premium como Premium Plus solo permiten administrar dos cuentas de Twitter. No tengo ni para empezar. Y la versión Professional, que permite administrar hasta 10 cuentas, sale por 39 $ al mes, unos 30 euros.

Más o menos el mismo problema con Sprout Social: la versión básica son 39 $ al mes.

Manage Flitter ya lo conocía. El precio es má asequible (24 $ para gestionar hasta 5 cuentas) pero tiene el inconveniente de que solo permite administrar cuentas de Twitter, con lo que tendría que usar otro cliente para, por ejemplo, programar mis entradas en Facebook.

TweetDeck fue mi primer cliente para redes sociales. Lo acabé abandonando porque tanto en la versión para Android como para iPad se solía "atascar" a la hora de actualizar los contenidos, además de que no se podía ir a las actualizaciones más recientes de otra forma que haciendo scroll desde donde nos habíamos quedado. Y eso, cuando a uno se le han acumulado cuatrocientas actualizaciones, es bastante tedioso.

Al final la solución la tenía en casa. Se trataba simplemente de sacarle partido a mi cliente habitual, Hootsuite. Este estupendo cliente tiene varias ventajas:

Es web, al menos la versión para PC. No hay que instalar nada, no consume recursos y es accesible desde cualquier equipo.

  • Permite programar las entradas. Fundamental.
  • En la versión gratuíta se pueden administrar hasta 5 cuentas.
  • Se puede usar con todas las redes sociales principales.
  • Se puede publicar en varias redes a la vez con un solo clic.
  • La versión para iPad funciona decentemente, aunque si la usas y te quedas sin red puede que la aplicación se cierre, al menos en iPad 1.
  • Tiene herramientas de análisis bastante potentes, aunque están pensadas para analizar la actividad de las propias cuentas y no de la comunidad.
Ahora mi guerra son los análisis. Hootsuite tiene una nueva funcionalidad que permite programar las actualizaciones de forma automática para aprovechar las horas en que nuestros seguidores están online, pero no permite elegir la hora. Es decir, si uso esta programación, Hootsuite automáticamente programa el tuit para la siguiente hora de "máxima audiencia" disponible, pero no me permite ver cuáles son estas horas y elegir una manualmente.

Para esto de momento me ayudo con Tweriod, aunque se me queda un poco corto. El análisis gratuíto no es demasiado preciso, y el de pago cuesta 5 $ (si no recuerdo mal) por cada cuenta y por cada vez que se solicite. Solicité uno para una de las cuentas y me pareció bastante bueno, pero entiendo que en una cuenta que se está tratando de dinamizar el perfil de los followers puede cambiar en poco tiempo. No se puede pedir otro análisis gratuíto hasta pasado un mes del primero, y si se quiere otro análisis premium hay que volver a pasar por caja. Tweriod tiene como ventaja que se puede sincronizar con Buffer para programar... si se tiene una cuenta de pago en Buffer.

Si os apetece trastear aplicaciones un rato, os recomiendo este post con 100 herramientas para Community Management. Yo este fin de semana seguiré buscando. Os contaré si encuentro algo interesante.


miércoles, 20 de febrero de 2013

sábado, 16 de febrero de 2013

Usos de internet: consumo colaborativo

Un vídeo muy interesante, en el que se exploran las posibilidades de Internet para intercambio de favores y servicios entre particulares. La red al servicio de la comunidad. Me encanta.


jueves, 14 de febrero de 2013

Blogger VS Wordpress

Cuando yo era adolescente, si uno tenía una duda importante (qué me pongo, qué le digo, qué me preparo para merendar) llamaba por teléfono a sus amigos. A todos, para contrastar. Si el asunto era lo suficientemente grave, se convocaba una cumbre de urgencia en la cafetería o en el parque.

Hoy en día, existe Twitter.

Anoche me vi en la tesitura de tener que aconsejar una plataforma para montar un blog. La pereza me decía que aconsejara Blogger: es la que conozco, la más intuitiva, más manejable para alguien sin experiencia. Los menús están donde se supone que tienen que estar, las opciones que no están a la vista es porque no existen. Fácil, cómodo y para toda la familia.

Sin embargo, reconozco que el resultado en Wordpress es más elegante, más profesional. Incluso en la versión gratuíta, tiene más posibilidades que Blogger. Supongo que no lo he mirado demasiado porque me da rabia no haberlo elegido desde un principio.

Pregunté a mis amigos de Twitter cuál de las dos plataformas elegirían, esperando poder complacer a mi pereza y tranquilizar mi conciencia a la vez. Pero salió Wordpress, y llevan razón.

Así que hoy ando a la búsqueda de trucos para Wordpress como estos. Y, quién sabe, puede que en breve nos estemos leyendo en otra plataforma...


jueves, 7 de febrero de 2013

Vale, ya tengo un blog (o dos, o siete). ¿Y ahora?

Hacerse un blog es fácil. Demasiado. Uno, a veces, sucumbe a la tentación de hacerse un blog por cada una de sus aficiones, más uno personal para mis cositas, otro para comentar ese libro que estoy leyendo y me encanta, otro para el trabajo...

El problema es que los días tienen las horas que tienen y, pasado el primer ímpetu, agotadas esas ideas que teníamos en mente cuando abrimos el blog, hay que seguir alimentándolo.

Si te parece, vamos a recopilar algunas ideas para esos períodos de sequía. Te animo a dejar las tuyas en los comentarios, también.

  • Lee, lee y lee.
Y no solo del tema que tratas en tu blog. Lee lo que te apetezca, lo que te interese en ese momento. Un artículo sobre márketing, por ejemplo, puede inspirar otro sobre psicología o sobre estrategia en redes sociales.

  • Lee, lee y lee.
Sí, otra vez, porque para un escritor hay otras fuentes de inspiración, pero difícilmente mejores. Desde novelas a poemas o libros de texto. La palabra llama a la palabra. Lee. Apaga la tele. Lee.

  • Busca material multimedia
Normalmente busco las imágenes, vídeos o canciones para los artículos una vez que ya los he escrito, pero cuando no se me ocurre nada, me dedico a recoger todo el material que me pueda parecer interesante y guardarlo en una pequeña base de datos para cuando lo necesite. Y en ocasiones ha sido una foto la que me ha dado la idea para un artículo.

  • Comprométete. Vence a la pereza
A veces creemos que no se nos ocurre nada, cuando lo único que pasa es que no nos apetece pensar en ello. Comprometerse con un amigo o con un grupo a publicar, por ejemplo, un post colaborativo un día a la semana (como los Narraluz de este y este blog) nos obliga a poner en marcha las neuronas, además del estímulo que supone la aportación de los demás.

Y si aún así no se te ocurre nada, siéntate al teclado y empieza a escribir.

  • Tienes mucho que aportar
Muchas veces he escrito en mi blog simplemente porque me apetecía contar algo que me había pasado, cualquier tontería, pensando que no tenía el más mínimo interés, y al día siguiente tenía un comentario de alguien a quien le había ayudado o simplemente le había hecho gracia.

Sé consciente de que tienes mucho que dar. Sabes mucho y de muchas cosas. Eso que te ocurrió que piensas que nadie querrá leer, o eso que has aprendido a hacer hoy y que piensas que todo el mundo sabe ya, tal vez sirva si lo compartes. Piensa en todo lo que has ido experimentando, si te hubiera gustado que alguien te lo contara o lo fuera compartiendo contigo, y hazlo tú por los demás.

  • No pierdas la pasión
Nunca. Sigue aprendiendo, sigue creciendo. Como decía Steve Jobs, "Stay foolish. Stay hungry".



domingo, 3 de febrero de 2013

Si es que a veces nos complicamos la vida...

¿Sabes cuál es el revolucionario y ultramegapuntero método de comunicación del ejército de EE. UU.? Pues no es ni un teléfono con vídeo llamada y geolocalización, ni un chip incrustado en el cerebro (al más puro estilo John Scalzi), ni una tablet con pantalla de resolución infinita y reconocimiento de voz.

Es el IRC.

El chat de toda la vida.

¿Por qué? Pues porque es más estable y funciona mejor cuando la conexión es lenta que otros métodos. Claro. No me imagino a un general diciendo "No, mire, ahí no mando a mis tropas, es que hay mala cobertura...".

A veces lo que importa es, simplemente, que el mensaje llegue a su destino.

Vía Genbeta.